Mitología de las constelaciones y otros añadidos

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 23 Feb 2010, 19:35

CORONA BOREAL – MITOLOGÍA
La Corona Boreal es una pequeña constelación visible en el hemisferio Norte (existe otra corona, la Austral que, obviamente, es disfrutada por los paisas de hemisferio Sur). Muestra una forma semicircular y digo pequeña porque, además de serlo, se halla rodeada de las gigantescas Bootes, Hércules y el binomio Ophiuco-Serpens, de modo que pasa algo desapercibida.

El regio tocado no posee estrellas demasiado brillantes. La más esplendorosa, Alfa también conocida por Alphecca o Gemma, posee una magnitud de 2,2 y es un pelín variable (no conozco a ninguna mujer que no lo sea, y pido disculpas por el toque misógino).

Ptolomeo la incluyó en su listado de 48 constelaciones, de modo que solera no le falta.

En cuanto a su origen mitológico existen, al menos, un par de leyendas. Los mismos personajes pero diferente guión. En la primera, la leyenda asegura que la corona pertenecía a Ariadna (la del hilo, no confundir con Arachné la tejedora) y era hija del rey Minos, que además de gobernar Creta, se dedicaba, en sus ratos libres, a la cría de reses bravas, consiguiendo mediante inconfesables procedimientos una criatura que atendía (lo de atender es un eufemismo, claro), por El Minotauro y de su legendaria ferocidad da fe el hecho de que ni maestros consagrados ni osados maletillas se atrevieran a darle unos capotazos.

Pues bien, según aseguran los cronicones de la época la tal Ariadna era pretendida por Dioniso o Dionisios (Baco para los romanos) que era un personaje de costumbres algo libertinas, no en vano era considerado el rey del vino, del éxtasis y las cuchipandas frenéticas (de ahí el término de “bacanal” y para más información, recomiendo observar con detalle el cuadro de Velázquez "La coronación de Baco", más conocido como "Los borrachos").

La dulce damisela no estaba del todo convencida con sus arrumacos ya que el citado tenía forma humana y a ella eso no la satisfacía (¡cuanta razón se esconde en las leyendas!) prefiriendo el aspecto que corresponde a los dioses. Pero el juerguista era de los que no abandonan fácilmente un objetivo y para demostrar que si era un dios se despojó de la corona arrojándola con la fuerza suficiente para que se instalase en el firmamento (en lanzamiento de disco se hubiera llevado todas las medallas olímpicas habidas y por haber). Tal hazaña parece que convenció a Ariadna que, al final, cedió a sus pretensiones, desposáronse y se convirtió en inmortal.

La otra versión se halla relacionada con el héroe Teseo, que, una vez recibida la alternativa, se adentró en el laberinto de Cnosos y convirtió al Minotauro en filetes. Como Ariadna bebía los vientos por tan valeroso personaje, para facilitarle la tarea de salir del laberinto, una vez concluida la faena, le proporcionó un ovillo de hilo que nuestro amigo desenrollaba durante su avance por las intricadas galerías en busca del astado. Tal artimaña le permitió regresar a la salida (la puerta grande, creo) una vez puntualmente cumplida su misión. De inmediato, ambos enamorados, cogidos de la manita, tomaron las de Villadiego, pero al hacer el barco escala en la isla de Naxos, el muy rufián la abandonó, dejándola compuesta y sin novio. En este momento aparece Dioniso que, para dar mas solidez a sus cortejos, le regala una corona de oro que con el paso del tiempo fue convertida en constelación.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

No habrá nunca una puerta. Estás dentro
y el alcázar abarca el universo
y no tiene ni anverso ni reverso
ni externo muro ni secreto centro.
No esperes que el rigor de tu camino
que tercamente se bifurca en otro,
que tercamente se bifurca en otro,
tendrá fin. Es de hierro tu destino
como tu juez. No aguardes la embestida
del toro que es un hombre y cuya extraña
forma plural da horror a la maraña
de interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
en el negro crepúsculo la fiera.

Jorge Luís Borges (de La casa de Asterión)
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 23 Feb 2010, 19:41

URSA MINOR - MITOLOGÍA

¿Quién no conoce esta constelación? Me atrevería a afirmar que muy pocos (de existir alguno), ignoran su existencia. Desde épocas remotas ha sido el referente nocturno en el hemisferio Norte para la orientación de viajeros y navegantes (excepto los Reyes Magos que, por llevar la contraria, eligieron otra. Cosas de adivinos y astrólogos).

Su estrella principal: Alfa Ursa Minor, más conocida como Polaris o, simplemente, Estrella Polar indica, el Norte geográfico, a menos de un grado del punto exacto. Esto, claro está, no ha sido siempre así (Tempus fugit). Hace casi 5000 años ese privilegiado lugar lo ocupaba otra estrella: Alfa Draconis o Thuban y hacia el año trece mil y pico será Vega quien señale el camino a los intrépidos navegantes del futuro cuando se les escoñe el Tom-Tom.

La tal constelación tiene una bien conocida forma de “carro” pese a que esa forma no es más que un asterismo perteneciente a ella, aunque para ser sinceros, no conozco a nadie que haya visto la Osa completita. Se halla muy próxima a la otra Osa, la mayor que parece su mamá y, según algún relato mitológico, tal es el caso. Aunque no posee demasiadas dobles accesibles a instrumentos de aficionado, no podíamos pasar de largo por ella.
Y expuesta esta breve introducción, pasemos al contenido mitológico que justifica su presencia en el cielo.

Son varias las leyendas que explican el origen de esta constelación. Nos remitiremos a la más extendida, que tiene como protagonista ¿cómo no? a Zeus y su insaciable libido.
Aseguran las crónicas que el jefe de los dioses olímpicos encaprichóse de la ninfa Callisto, becaria de la diosa Diana (como veis, las historias se repiten tal y como Nietzsche aseguraba en su “Eterno Retorno”) y, disfrazado de la tal diosa, hizo con ella lo que en estos casos se suele hacer, aunque causa cierta perplejidad el hecho de que la ninfa cortejada no reparase en la minucia de que las diosas no suelen gastar ciertos atributos más propios de bizarros varones, pero esas cosas añaden condimento a las historias y uno se acostumbra a comulgar con lo que le echen.

El caso es que la ingenua Callisto dio a luz a un tierno vástago al que puso por nombre Arkas. Pero cuando la irascible cónyuge de Zeus reparó en el enésimo episodio de escarceo se agarró un globo de no te menees y no se le ocurrió otra lindeza que transformar al mamoncete en un lindo osito (parecido a Bubú, el de Yogui) y a la ninfa rompematrimonios (tampoco es que hubiese mucho que romper) en la Osa Mayor

Tiempo después, Arkas, mientras paseaba aburrido por el bosque, se tropezó con un enorme oso y, atemorizado quiso montarle una emboscada con el fin de darle matarile. Informado puntualmente Zeus de lo que estaba a punto de ocurrir, por su Servicio de Espionaje (no debe extrañar a nadie, los Servicios Secretos del Vaticano están considerados como de los más eficaces del mundo). Decidió enviarlos a ambos al firmamento, convertidos en constelaciones y a una prudente distancia uno del otro. Este privilegio no sentó muy bien a Hera que consiguió gracias al “savoir faire” de Thethys y Océanos que la gran osa no llegara a tocar jamás el agua e impedir que saciase su sed. Es por ello que la Osa Mayor nunca roza el horizonte.

Y ya está, el que quiera que se lo crea y el que no, pues eso.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 23 Feb 2010, 20:14

URSA MAYOR – MITOLOGÍA

Nos encontramos ante otra de las constelaciones más conocidas, también llamado “El Carro”, por el asterismo que representan las siete estrellas principales más visibles que forma parte de ella.
No todas las civilizaciones han creído ver la misma figura. Los árabes la asociaban con una caravana, los romanos veían una pareja de bueyes, mientras que ciertas tribus americanas consideraban que representaba un cucharón.
La imagen es, desde luego inconfundible, aunque solo podamos disfrutarla aquellos que vivimos en el Hemisferio Norte. Se encuentra muy próxima a su homóloga, la Osa menor. De hecho constituye una referencia para localizar la estrella Polar, pues se encuentra unida, por una línea imaginaria con las dos que forma el extremo de “carro”. Como curiosidad diremos que este conjunto forma la bandera del estado norteamericano de Alaska y fue propuesto por un paisano de la zona (Benny Benson) cuando solo contaba trece años de edad.
También es obligado señalar que una de sus estrellas: Mizar, fue la primera doble descubierta, parece que por un tal Benedetto Castello, allá por 1617.
Como constelación es pródiga en objetos de cielo profundo que más adelante serán detallados.
En cuanto a los motivos que culminaron con estas estrellas en el cielo, es preciso advertir que comparte historia personajes y situaciones con las de la Osa Menor.
La leyenda comienza con Licaón, un botarate que montó un cisco de cuidado al cometer el sacrilegio de ofrecer carne humana a Zeus. Como al padre de todos los dioses no le satisfacían las costumbres antropofágicas, tomo cumplida venganza, matando a la mayoría de los hijos del avispado personaje, que no eran pocos. Apolodoro los estima en cincuenta (en la antigua Grecia resultó ser un fracaso notorio el mercado de la Viagra). Con esta represalia tampoco es que se perdiera demasiado pues los enviados por Zeus al otro barrio no se caracterizaban, precisamente, por sus piadosas costumbres. No obstante alguno sobrevivió y entre ellos se encontraba la ninfa Callisto, que abandonó apresuradamente el hogar familiar, viendo como se ponían las cosas, y se hizo compañera de caza de Artemisa, compartiendo con ella aventuras y desventuras.
Como las historias tienden a ser recurrentes, resulta que Zeus también se enamoró de la ninfa y, ni corto ni perezoso la violó, aunque otras versiones afirman que se disfrazo de Artemisa y, de esta forma singular, el atropello fue consentido.
A partir de este suceso las cosas se oscurecen, después de todo la Astronomía es una actividad, esencialmente, nocturna, y las historias se diversifican. En las más sencillas se narra que Hera, la esposa de Zeus, algo ahíta por los continuos devaneos de su marido, dio en vengarse convirtiendo a Callisto en una osa antes de que diera a luz al vástago, fruto de sus ilícitas relaciones, que recibió el nombre de Arkas. Otras aseguran que fue el propio Zeus quien obró la transformación (debía estar al tanto de que, con el tiempo sería considerada como especia protegida) para confundir a su irascible cónyuge y evitar las represalias. Pero la estratagema no funcionó todo lo bien que este pretendía, pues Hera, que no era tonta, se olió el pastel e incito a Artemisa a que diera muerte a la osa durante una cacería. Después Zeus se encargo de extraer a Arkas del vientre de su madre tras una laboriosa cesárea postmortem.
Y, como colofón, diremos que en La Metamorfosis de Ovidio se explica que Callisto, ya transformada en osa, dio a luz a su hijo que sobrevivió durante mucho tiempo y cuando contaba con quince años, durante el transcurso de una partida de caza, se topó con ella y a punto estuvo de matarla, pero intervino Zeus, y para evitar el parricidio o matricidio, convirtió a Arkas en otra osa, lógicamente, de menor tamaño y envió a los dos a los cielos con la forma de las dos constelaciones que ahora conocemos.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 03 Mar 2010, 18:24

VIRGO - Mitología

La constelación de Virgo es una de las más extensas del hemisferio norte y se halla acompañada por El Boyero, Cabellera de Berenice, Libra y Leo. Una de las más interesantes para los amantes del cielo profundo, pues en ella se encuentra el Cúmulo de Virgo y, nada menos que once Galaxias del catálogo Messier se pueden contar dentro de sus límites.
Es fácilmente reconocible en los meses de Marzo a Junio y su estrella más brillante Spica (Alfa Virginis), que se sitúa en su mano izquierda, la delata sin remedio.

Sobre los aspectos mitológicos, tendréis que perdonarme, pero la historia está lejos de la uniformidad y coherencia que merecen estos relatos y, a pesar de la bibliografía que, un servidor, maneja (que no es poca y, mucho menos, frívola) la cosa no termina de aclararse, debido a que se entrelazan narraciones apócrifas, cotilleos de corrala y textos de Homero, Hesiodo y Píndaro. Obviamente nos apoyaremos en estos últimos por razones que no precisan demasiadas justificaciones.

Con el fin de hacer una introducción a la figura que protagoniza el relato, es preciso comenzar con un pequeño esbozo de las “divinidades menores” Para ello nada más adecuado que seguir la senda que Hesiodo marca en su Teogonía. Estas divinidades menores y espíritus de la naturaleza corresponden a hijos e hijas de Zeus (a estas alturas ya no hallamos al tanto de sus debilidades) engendrados en moteles de carretera y sin la participación de su esposa Hera). Desde luego la fijación que, tanto los dioses como los héroes griegos, tenían con los ayuntamientos ilícitos, era cosa, en verdad, patológica. A Freud y Jung les habrían dado tajo para rato.

Las tales divinidades formaban tres grupo, a saber: Las Cárites (Gracias, recordad a Rubens), la Musas y la Horas o Estaciones. Entre estas últimas se encuentra nuestra virgencita y las tres (como las hijas de Elena) gozaban de cierto parecido, en su carácter con la Gracias, esto es, se trataban de criaturas deliciosas, además del don, concedido, por su padre, de ser eternamente vírgenes (hay regalos que deberían poderse cambiar, como las corbatas). Aparecen en la Teogonía con los nombre de Eunomía, Dike e Eirene, siendo hijas de Zeus y Themis. Se hallaban en estrecha relación con la naturaleza, con los cambios de estaciones y la fertilidad de la tierra. A nuestra protagonista Dike (Justicia) también se la asocia como asistente de su padre en la lucha que mantuvo durante la rebelión de los Titanes, cargando con la munición (los rayos) que utilizaba para escabechar a los osados adversarios. Pero tal cosa no se halla suficientemente documentada. Además se la nombra como Artea, que no aparece ni en las”Páginas Amarillas”. Podemos deleitarnos leyendo el Himno Homérico a Afrodita, donde se cuenta que fueron ellas las que vistieron a la Diosa después de nacer, adornándola con oro y joyas. En la Ilíada ya aparecen con una tarea concreta: las guardianas de las puertas del Olimpo y de abrir o cerrar las nubes, con lo cual también gozaban del don de manejar y cambiar el clima (y los del Panel del Cambio Climático buscándole tres pies al gato).

En el firmamento se la representa como una damisela de notable porte con ambas manos ocupadas por gavillas de trigo (nada de rayos demoledores), aparte de que la guerra contra los titanes, capitaneados por Crono (hijo de Urano) es anterior a la consolidación de la estirpe olímpica con Zeus como padre y mandamás del resto de las deidades.
Tal y como anticipé, al principio, esta no es una historia como para lucirse, pero es lo que hay y no deja muchas opciones para alardes humorísticos. Otra vez será.


Tus rayos alimentan todos los campos.
Cuando brillas ellos viven, crecen para ti
Tu creas las estaciones para desarrollar toda tu obra,
el invierno para refrescarla, el calor para que te sientan.
Tú has creado el lejano cielo para brillar allí,
para contemplar toda tu obra.

Gran Himno a Atón (fragmento)

(Debo aclarar que este Himno es egipcio, perteneciente al llamado Periodo Nuevo, en que empiezan a fundirse mitos y religiones de ambas culturas. En cualquier caso todas las civilizaciones, en su inicio, han desarrollado elementos mitológicos convergentes y deidades compartidas aunque con distinto nombre y leyendas adaptadas a su entorno cultural y geográfico. Los elementos comunes son una constante en todas las culturas. Pongo por ejemplo la Epopeya de Gilgamesh, el texto épico, de origen sumerio, más antiguo conocido y donde se relatan episodios tan sugerentes como el del Diluvio Universal o las trifulcas entre dioses, semidioses y mortales, que nos conducen, inevitablemente tanto a la Biblia como a la mitología griega y romana. Al cabo el hombre siempre se ha hecho las mismas preguntas y ha compartido temores y supersticiones, tratando de dar respuestas a los retos de la naturaleza y que, necesariamente, acaban en conclusiones prácticamente idénticas. La originalidad no es una de las virtudes de los arcaicos Homo Sapiens)
Última edición por JCS el 04 Mar 2010, 06:17, editado 1 vez en total.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

Avatar de Usuario
Nachote
Mensajes: 1514
Registrado: 03 May 2007, 23:00
Ubicación: Barcelona
Contactar:

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor Nachote » 03 Mar 2010, 20:12

Ahí va eso....Y sin darte importancia que es lo que te hace ser aun mas grande.
:hello1: :hello1: :hello1: :hello1: :hello1: :hello1: :hello1: :hello1: :hello1: :hello1:

Un abrazo.
Podeis visitar:
http://oanlbcn.blogspot.com/
http://www.oagarraf.net/


SC LX200R 10", BRESSER 152/1500, SW 120/1000, MAK 127/1500, NT 250/1250
NEQ6 "ASA Tunning"
NACHO ADVENTURER v2
TS 25x100 LE, OLIMPUS 10x50
SXVR H9, ATIK IC/16/16HR, QHY-6, DMK 618AS
MEADE 5000 SERIES 26/20/14/9mm

Avatar de Usuario
acafar
Moderador
Moderador
Mensajes: 3709
Registrado: 13 Sep 2005, 23:00
Ubicación: OJ287

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor acafar » 04 Mar 2010, 01:15

Maravilloso como de costumbre. Una gozada leerlo, y siempre se aprenden cosas nuevas. Es curioso que Artemisa aparece en buena parte de las historias relacionadas con las constelaciones: Orión, el Can, Escopio, las Osas....

Hago un mini-corrección, sólo para que veas que me lo he leído. Bueno, y porque soy un pedante :lol: : dices capitaneados por Crono (hijo de Saturno), pero Crono es hijo de Gea y Urano, Saturno es el nombre romano de Crono (o de Chronos, que son dos aunque es un lio distinguirlos).

Por cierto: ¿qué os parece si llevamos este hilo a "Historia de la Astronomía"? Creo que encaja mejor allí donde ya hay más cosas de mitología.

Saludos,

Rafa

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 04 Mar 2010, 11:35

Un montón de gracias por vuestras palabras, pero creo que os pasáis un pelo. Lo único que hago es consultar fuentes solventes y narrar lo que dicen otros , adaptándolo a mi peculiar estilo. El único mérito, si acaso, se halla en la curiosidad por saber y ello se cumple, debidamente, no solo por las lecturas sobre mitología, historia o poesía, sino aprendiendo de vosotros que sois una fuente inagotable de conocimientos. Estamos en paz, pués. Tambien puedes pasarlo al hilo de Historia. En realidad parece más apropiado en el.

Rafa, tienes razón en lo de Urano (parece mentira que haya tenido esa metedura de pata) pero ya está corregido.

Tenemos que organizar otra cuchipanda como la del año pasado. Ignacio propuso unas fechas de Mayo. A ver que os parece a los demás.

Un fuerte abrazo.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 06 Mar 2010, 21:31

AURIGA – MITOLOGÍA

El origen de los hechos que culminaron en el reconocimiento, como constelación, de este grupo de estrellas no se halla, del todo, aclarado. La mayoría de las constelaciones que describió Ptolomeo se encuentran en la mitología greco-romana y como todos los relatos de tal procedencia, aunque fascinantes, aleccionadores y divertidos, suelen ser algo peculiares. Sin ir más lejos, la imagen que pretende representar esta constelación (un sujeto que transporta una cabra en sus brazos) resulta bastante oscura, por no decir críptica (nada que ver con cochero alguno). Claro que lo de la cabra bien podría hacer una sutil referencia, descartando a la Legión (o no, vaya usted a saber), al estado mental de los personajes que protagonizan la historia.

Son dos, al menos, las leyendas que se ocupan del intrincado asunto. Una de ellas asegura que la cuadriga (carro de guerra y también émulo de los Formula 1 de la época. No olvidemos a Charlton Heston oficiando de Carlos Alonso en una inolvidable película) pertenecía al héroe ateniense Erictonio, cuyo origen asimismo resulta, ciertamente singular, pues se asegura que fue engendrado por la diosa Gea (la Tierra) tras haber sido fecundada por el semen del también dios Hefesto (la imagen de un dios onanista llama poderosamente la atención), aunque otra versión asegura que la preciada semilla era el sobrante de la violación de Atenea por la misma divinidad (en cualquier caso, ninguno de los dos hechos lo convierten en un ejemplo de continencia).

Parece que Erictonio fue educado por la propia Atenea, aunque también se asegura que lo introdujo en una cesta- ¿os suena de algo?- para entregarlo a una familia de adopción. Ya de mozo, además de inventar la auriga y hacerse con el trono de Atenas, dijo el “si quiero” a la ninfa Praxitea con la cual tuvo un heredero al que pusieron por nombre Pandión que le sucedió en el trono instituyendo el culto a Atenea (y es que madre no hay mas que una, aunque no sea la auténtica).

Estos indudables méritos condujeron a que su figura quedase representada en la esfera de las estrellas fijas por los siglos de los siglos.

La otra, sobre el indómito cochero afirma que el personaje atendía por Mirtilo y era hijo de Hermes (el psicopompo que se ganaba la vida con las visitas guiadas de los difuntos al inframundo, una vez terminado el placentero recorrido náutico por la Laguna Estigia en la barca capitaneada por Caronte. Vamos que mantenía un contrato a tiempo parcial con el amigo Hades). También se dedicaba a otros quehaceres, claro). Su oficio (el de Mirtilo) era el de chofer de un oscuro personaje llamado Oinomaos que, en exceso vigilante de las virtudes de su hija Hipodamia, no consentía que varón alguno le tirase los tejos. Así las cosas, cuando tal ocurría, el papá retaba al pretendiente a una carrera de carros y el premio para el segundo puesto consistía en pasaportarlo al otro barrio, eso si, gentilmente acompañado, para evitar despistes enojosos (en esa época los GPS se hallaba en una fase muy temprana de desarrollo y eran poco fiables) por el mentado Mirtilo.

Lo que desconocían los osados pretendientes es que el progenitor de la virtuosa muchacha era poseedor de un carro tirado por corceles divinos que adquirió en el eBay de la época, a la sazón regentado por Ares (Marte, para los romanos), de modo que resultaban invencibles y, por tanto, ahí terminaban sus desasosiegos galantes. Pero las cosas acostumbran a torcerse, de vez en cuando, y he aquí que un buen día se presentó un tal Pelope por ver si sonaba la flauta por casualidad. El hecho es que Hipodamia se enamoró de el, consiguiendo sobornar a Mirtilo para que cambiara los clavos de hierro del carro de su padre por otros de cera, de tal guisa que, en la recta final se fundieron y el arrogante padre se pegó una de no te menees, consiguiendo así la victoria el tramposo amante y, de paso, los favores de su pretendida junto con la eterna participación en la pasarela celeste.

Más escarmientos dan al ponto fiero
Si atiendes la bonanza y el olvido,
que el peligro y el naufragio prevenido
y el enojo del Euro más severo.

Ansí cuando cortos y lisonjeros
Noto tus velas adormecido
y sirva por tus gavias extendido
del líquido y sonoro marinero,

entonces ¡oh Mirtilo!, desvelados
en la milicia de la calma ociosa
tus sentidos irán y tus cuidados.

Menos dulce es la paz que peligrosa
o salgas, no, a recibir a los hados.
Tarda con advertencia perezosa.

Polimnia. Francisco de Quevedo y Villegas
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 14 Mar 2010, 13:04

Saludos camaradas. Aprovecho que nuestro afortunado amigo Oscar anda lidiando con el Unicornio para endosaros unos pequeños apuntes míticos sobre la constelación. Es bien poco, pero bueno.

Monoceros (El Unicornio) - Mitología

Nos encontramos ante una constelación algo desconcertante. Como bien sabéis, representa al mítico animal poseedor de un solo cuerno (los que lucen dos, hace tiempo que abandonaron el mundo de las leyendas para instalarse cómodamente en el cotidiano devenir de la historia más veraz y documentada).

Digo que es desconcertante porque no tengo ni idea de quien ha sido capaz de reconocer, en un puñado de estrellas relativamente dispersas, semejante figura. En todo caso ahí la tenemos. De mediana extensión, solo es visible en el Hemisferio Norte y limita con los dos Perros, el grande y el chico, Orión, Los Gemelos, Hydra y Lepus.

Parece ser que el primer privilegiado que tuvo la fortuna y envidiable imaginación para verla fue un tal Petrus Plancius, teólogo holandés que destacó más por su afición a la Cartografía. Él fue quien introdujo la proyección de Mercator en las cartas náuticas, asunto que si tiene verdadero mérito. Posteriormente Jakob Bartsch la catalogó oficialmente, en sus Cartas Celestes en 1624. Total que a Hevelius no le quedo más remedio que incluirla en su obra Firmamentum Sobiescianum, publicada a final del siglo XVII, en la que se establecían las constelaciones conocidas hasta el momento.

Vayamos ahora a intentar decir algo sobre sus orígenes. Desdichadamente nada encontramos en los mitos griegos que hagan referencia al simpático animalito. No así en antiguas civilizaciones orientales, donde su presencia abunda. Parece que en la antigua China y en la India era un ser venerado como una mágica criatura, aunque algo esquiva. A su cuerno helicoidal se le atribuían propiedades curativas (al del rinoceronte también) y se consideraba una hazaña el dar caza a los pobres animales con el fin de conseguir el milagroso trofeo, y en este sentido debo añadir que las cosas no han cambiado demasiado.

La leyenda sobre estos fabulosos animales se extendió por Europa en la Edad Media y se les describía con un cuerpo de caballo, barba, el largo cuerno y que habitaba en zonas boscosas, dejándose ver raramente. También por estos pagos fue sometido a una concienzuda persecución, de tal modo, que en la actualidad apenas se pueden encontrar ejemplares, salvo alguno que otro, refugiado en la enigmática masa forestal que rodea la escuela Howarts de magia y hechicería.

En el aspecto puramente astronómico es obligado señalar la estrella Beta Monocerotis, un sistema múltiple descubierto por Herschell en 1781 y de la cual afirmó que era una de las más “bellas visiones del cielo”.

Por la calleja vienen extraños unicornios.
¿De qué campo, de qué bosque mitológico?
Más cerca ya parecen astrónomos.
Fantásticos Merlines y el Ecce Homo,
Durandarte encantado,
Orlando furioso.

F. García Lorca
'Poema del cante hondo'
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 19 Mar 2010, 18:24

LACERTA – MITOLOGÍA

La constelación del Lagarto o Lacerta, situada al este del Cisne y con una orientación Norte-Sur, es una de las menores en extensión y suele pasar casi desapercibida. Vamos que no se le suele hacer ni puñetero caso. El hecho es que los reptiles suelen ser dejados en un discreto segundo plano y más si se trata de seres tirando a alfeñiques como el que nos ocupa. No obstante, la experiencia nos ha enseñado, con grande sorpresa para todos, que suelen ser custodios de valiosísimas gemas que nos perdemos por no prestarles la debida atención.

El nombre se remonta a 1690 y fue propuesto por Johannes Hevelius, de modo que se trata de una constelación de escaso pedigrí, sin leyendas o mitos que la hagan acreedora a mecenazgo alguno. Antes de que el citado astrónomo la consagrara con su nombre, fueron propuestos otros que no llegaron a cuajar, debido quizás, a lo farragoso de su pronunciación que no era, precisamente, para soltarla de corrido. Valgan como ejemplos dos: ellos “Sceptrum et Manus Iustitiae” y “Honores de Federico”, en un claro intento adulatorio hacia Federico el Grande de Prusia, al que, probablemente, le traía al fresco o, incluso insultante, que le asociaran con una lagartija.

Sea como fuere, algo de mito se puede encontrar si se indaga con tesón. La fuente más valiosa se encuentra en el Himno Homérico a Deméter, aunque también la nombra, tanto en la Ilíada como en la Odisea, en la que el héroe Odiseo invoca a Perséfone, junto a su captor, cuando se aproxima a los Infiernos. Resulta que la Diosa Deméter (algunos la asocian con Cibeles, entre otras) andaba preocupadilla por que su hija, la citada Perséfone, llevaba varios días sin aparecer por casa. Tras poner las preceptiva denuncia en la comisaría del Olimpo (primera calle a la derecha), las indagaciones concluyeron en que había sido raptada por Hades (vuelve a aparecer este siniestro personaje). Durante su penosa búsqueda, Demeter llegó a la región de Ática y sedienta por la caminata bebió con tal avidez que provocó la risa de un fulano llamado Ascábalo. Obviamente la diosa no estaba para rechiflas, de modo que, ni corta ni perezosa, lanzó un hechizo, al estilo de Harry Potter, al hilarante paisano y lo convirtió en lagarto o salamandra, pero, al menos, tuvo la delicadeza de enviarlo a los cielos, recreando su figura (el lagarto) con las estrellitas que le quedaban a mano.

Felizmente Perséfone fue rescatada y los prados y florecillas pudieron seguir disfrutando de su delicada presencia. Eso sí, compartiendo sus andanzas en la tierra (parece que en la isla de Sicilia) con un periodo, de obligado cumplimiento, junto a Hades,

Ornada por pétalos tu cabeza.
de amapolas ceñida tu cintura.
Con tu aliento das vida a la espesura,
rival eres, de las ninfas, en belleza.

Más cernióse en ti la noche oscura
del oscuro Hades, ¡Ah vil proeza!
Reclamó derechos de realeza
y trocó el candor en amargura.

Pero ya vuelves a otras manos
del abismo oscuro, la faz siniestra.
Que nunca fueron tus reproches vanos.

Consuelo das a la miseria nuestra,
melodías de paz a los hermanos
que postrados son, en presencia vuestra.

Soneto a Perséfone. José Carlos Sánchez

Pero entonces se abrió la tierra, de anchos caminos, en la llanura nisia, y surgió el soberano Polidegmón, hijo famoso de Cronos, llevado por sus corceles inmortales. Y arrebatándola contra su voluntad en carro de oro, se la llevó mientras lloraba y gritaba con aguda voz, invocando a su padre Cronida altísimo y poderosísimo. Pero ninguno de los inmortales ni de los hombres mortales escuchó su voz, ni tampoco sus compañeras de hermosas muñecas. Contra su voluntad, por el consejo de Zeus, se la llevó su tío paterno con los caballos inmortales. Zeus, que amontona las nubes, se la dio a Hades, su propio hermano, para que la llamara su floreciente esposa; y Hades, raptándola, se la llevó en su carro a la obscuridad tenebrosa, mientras ella profería recios gritos.

HOMERO, Obras completas. (Fragmento), traducción de Luis Segalá y Estalella, Barcelona: Montaner y Simón, 1927.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

Volver a “Ciencias en General”