Mitología de las constelaciones y otros añadidos

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 27 Dic 2010, 12:18

Muy buenas Rafa. Te hemos echado mucho de menos por aquí, pero supongo que habrás tenido sobrados motivos para no prodigarte. En cualquier caso te agradezco tus comentarios.
Ya quedan pocas constelaciones que vapulear y, por si fuera poco, resulta complicado encontrar documentación sobre ellas, pero empeño y tozudez no falta, de modo que todo se andará.

Da recuerdos a la familia y, para ti, un abrazo.

Por cierto a la cabeza del caballo le vendría de perlas que estuviese acompañada con unas cuantas rojas que afianzasen, en la imaginación, la escena del Padrino.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 02 Ene 2011, 19:53

AQUARIUS-MITOLOGÍA

Continuamos con las constelaciones acuáticas. Esas que ocupan una región del cielo conocida como “Aqua” destacando por hallarse formadas por personajes o elementos relacionados con el agua. Puesto que ya hemos tratado a Los Peces y Eridano, adentrémonos en la constelación de Acuario o El Aguador que nada tiene que ver con el magnífico lienzo de Velázquez y, por otro lado, una de las pocas cosas que le faltan a Sevilla es albergar una constelación, pese a que a la ciudad no le faltan méritos para ser considerada una más, por más que discrepe la UAI dejándola de lado. Una pena; la exploración resulta muy gratificante y, los que no tenemos la suerte de estar allí, disponemos de medios más económicos que cualquier material astronómico, para viajar a ella y disfrutar.

¡En fin, que se le va a hacer! Comenzaremos diciendo que fue catalogada por Ptolomeo pero ya los antiguos sumerios la asociaban al dios An que derramaba el agua y la fertilidad sobre sus territorios. Todos los pueblos mesopotámicos la veneraban con gran fervor. Ello puede ser explicado por la razón de que, entonces, la constelación era atravesada por el sol (como todas las zodiacales) durante los meses de Enero y Febrero, periodos estos, en que la venta de paraguas, chubasqueros y otros instrumentos de protección contra la lluvia aumentaban sensiblemente su demanda. A los grandes ríos de aquellas comarcas (Nilo, Tigris y Éufrates) se les consideraba representados en la constelación. En la Mitología griega se la llegó a considerar como la fuente del Gran Rio (Eridanus) y podemos asegurar que el intrépido Dr. Livingstone no tuvo nada que ver en ello.

Y ya metidos en la Gracia Clásica veremos que rumores menudeaban por aquellos lares. El más consolidado es la representación que, de ella, hace Eratostenes en la que pretende ver a un joven de pie que, provisto de un ánfora, vierte un copioso chorro de agua. El doncel escanciador no sería otro que el ya mentado Ganimedes, raptado por Zeus transfigurado en águila para que sirviese a los dioses como “copero” y otras inconfesables tareas. Según el de Cirene, el fluido vertido no sería agua sino Néctar, la bebida de los dioses

Tiene dos estrellas poco brillantes sobre la cabeza, una sobre cada uno de los shombros (ambas de gran tamaño), una en cada codo, una brillante en el extremo de la mano derecha, una sobre dada una de las tetillas, una debajo de cada una de estas tetas, una más en la cadera izquierda, una más sobre cada una de las rodillas, una en la pantorrilla derecha, una sobre cada pie. Hacen un total de diecisiete. El chorro de agua cuenta co treinta y una estrellas, dos de ellas singularmente brillantes
Catasterismos (Eratostenes de Cirene)
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 12 Ene 2011, 20:07

CETUS-MITOLOGÍA

Continuamos nuestro buceo (apropiado verbo) por la región acuática de nuestro cielo. Ahora le toca el turno a Cetus o “La ballena”, aunque menester es precisar que no está del todo claro que la figura representada corresponda a tan pacífica especie ya que, a pesar de que la constelación siempre ha sido asociada a un cetáceo, existen discrepancias entre algunos mitógrafos sobre el particular. Como bien sabemos el delicioso animalito que pretendía merendarse a Andrómeda era un monstruo marino que el piadoso de Poseidón envió para a Etiopía para dar un escarmiento al rey Cepheo y a su amantísima esposa Cassiopeia y, de ese modo bajarle los humos a ambos; a ella por soberbia y presuntuosa, y a el por “calzonazos”

La historia es bien conocida pues se halla imbricada con los mitos derivados las constelaciones e Andrómeda, Perseo, Cefeo y Casiopea. Han sido repetidos hasta la saciedad y no es cosa de insistir, de nuevo, en tan espinoso asunto.

La cuestión radica en saber si el bichejo se trataba de una ballena, en lo que, a buen seguro, estaría en desacuerdo Herman Melville, o sí, por el contrario, otra era la especie que se dedicaba a tales atropellos. No lo sabremos nunca por desgracia. Ptolomeo y Arato se inclinan por ella y así lo hace constar Eratóstenes, aunque bien podía obedecer a un exceso de imaginación o simple tirria hacia tan imponente animal. Disponemos de un grabado sobre cerámica en el que se representa a Perseo luchando a cantazo limpio (la munición se le había agotado, no como en pasa en las películas en que los cargadores de las armas automáticas disponen de varios miles de cartuchos, más uno en la recámara) contra un monstruoso jabalí que surgía del mar y numerosas pinturas helenísticas lo representan como un pez con forma de serpiente y expresión feroz, como muestra de su mala uva.

Y como no encuentro más información que sea de fiar, recurro otra vez a Eratóstenes transcribiendo sus palabras.


“Es el monstruo que el dios Posidón envió contra Cefeo porque Casiopea había competido en belleza con las Nereidas. Acabó con el Perseo, pero fue elevado al firmamento en recuerdo de lo sucedido. Así lo cuenta el trágico Sófocles en su obra Andrómeda.
Lleva dos estrellas brillantes en la cola; desde la cola a la convexidad del costado tiene cinco y otras seis en el vientre. Suman un total de trece”

Eratóstenes de Cirene (Catasterismos)
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

Avatar de Usuario
MigL
Mensajes: 1325
Registrado: 12 Abr 2006, 23:00
Ubicación: Valladolid [pasito a pasito]
Contactar:

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor MigL » 13 Ene 2011, 01:18

=D> =D>
73s. Miguel L.
Rfr 90mm/900mm + 3-6mm AFoV 50º + 7mm AFoV 70º + 9mm AFoV 32º + 10mm AFoV 45º + 16mm AFoV 45º + 8-24mm AFoV 42-70º
http://bit.ly/VLLforecast-png >>> forecast.png
CL

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 17 Feb 2011, 20:32

CANIS MAJOR-MITOLOGíA

Queridos compañeros. Pasado un tiempo razonable, en el que he andado con algunas ocupaciones de más, vuelvo a la carga con los apuntes mitológicos. Pocas son las que faltan, pero mi empeño es que no se quede en el tintero ninguna de las que pueden observarse desde nuestro hemisferio.

He decidido continuar con Canis Major, y lo cierto es que no estoy seguro de que la elección haya sido muy afortunada porque la cosa tiene tela. Se halla reflejada en varias culturas y, por si fuera poco, con diferentes interpretaciones en cada una de ellas. Esto es comprensible puesto que su estrella principal, Sirio es la más brillante del firmamento y, necesariamente, debía llamar poderosamente la atención de todo bicho viviente, desde humildes campesinos hasta brillantes eruditos.

Como la cosa podría ir para largo, limitaremos nuestras deslavazadas pesquisas sobre el perrito de marras, a Egipto y Grecia. Comenzaremos por la primera.

Su simbolismo se remonta un pelín en el tiempo. Nada menos que hacia el año tres mil anterior a nuestra era y son varias las versiones que, cada cual, proponía para el majestuoso astro. Por un lado se la consideraba la estrella de referencia en su calendario y era venerada por coincidir su aparición sobre el horizonte (Orto), a mediados de Julio, con la crecida del Nilo, acontecimiento este, ansiosamente esperado por los paisanos de la zona, que veían renacer la fecundidad en su árida tierra. Tal hecho movió a asociar su estrella principal con Isis, diosa de la fertilidad, esposa y hermana de Osiris (al cabo los egipcios también se montaban sus peculiaridades en materia de parentesco). Respecto a Osiris circula una leyenda apócrifa que no tiene nada que envidiar a los mitos procedentes de la antigua Grecia, de modo que intentaré resumirla en pocas palabras para goce y disfrute del personal interesado en tales lances.

Osiris era hermano de Seth, dios de la sequía y del desierto. Señor del mal y la violencia. Vamos que su currículo estaba por encima del Joker de Batman. Pues bien he aquí que Osiris, que gobernaba el país en paz y armonía, hubo de desplazarse, por cuestiones de agenda protocolaria, a otras tierras, dejando el gobierno en manos de su esposa y hermana Isis. Semejante decisión provoco los celos envidiosos de Seth pues consideraba que el gobierno en funciones le correspondía a él y, ladino como era, urdió un plan para deshacerse de su bondadoso hermanito. Mandó construir, a sus cómplices un ataúd (uno de sus puntos fuertes era su desbocada imaginación) con las medidas exactas de Osiris. Cuando este regreso de su periplo se organizaron grandes fastos y celebraciones, momento que aprovechó el hermanito malo para culminar la fiesta con un reto o concurso al estilo de los que menudean en las cadenas televisivas durante la época estival. La cosa consistía en que los paisanos que así lo quisieren probasen el ataúd y aquel a quien le fuese como anillo al dedo lo recibiría de regalo en prueba de fidelidad como súbdito. Por el desfilaron los que por allí se encontraban, no habiendo quien encajara como es debido (esto parece que inspiró al Charles Perrault y los hermanos Grimm en sus respectivas versiones de La Cenicienta, solo que con un zapato). El caso es que el propio Osiris decidió dar ejemplo y probar el jueguecito. Tal como esperaba su piadoso hermano, el dios-rey encajó a la perfección, momento que aprovechó Seth para cerrar la tapa y arrojarla al Nilo que, de inmediato arrastro la corriente lejos el territorio y su paisanaje.

Hasta aquí la tragedia, pero Isis no conforme con el desdichado final se aventuró por las márgenes del río para en busca de los restos de su marido y así, tras largo viaje, dio con el ataúd y recupero los restos de su esposo, pero el ambicioso hermanito, al tanto del propósito de Isis, le arrebató el cadáver procediendo a cortarlo, minuciosamente, en catorce pedazos que esparció por todo el reino. Pero no contaba con el tesón de la afligida cónyuge pues, sin pensarlo dos veces, inició la búsqueda de los fragmentos, ayudada por la mismísima esposa de Seth, Neftis que, al parecer no compartía del todo los métodos utilizados por su amantísimo marido. Al cabo consiguieron reunir todos menos uno, precisamente el miembro viril (me pregunto el significado y simbolismo de tal hecho, pero nada bueno, seguro). Sin embargo no faltó el final feliz pues, ayudada por Neftis y Anubis, consiguió la completa reconstrucción mediante avanzadas técnicas de cirugía plástica y reconstructiva (ignoro si Sinuhé tuvo algo que ver en el proceso quirúrgico). La historia termina con la impregnación postmorten de la damisela con los fluidos de su escacharrado marido y la subsiguiente concepción de Horus, quien ya mayorcito, dio su merecido al subnormal e Seth.

Y ahora, para el que no tenga bastante, vamos a ocuparnos de los chismes que corrían por la antigua Grecia sobre el particular. Consideraban la estrella Sirio, a la que Eratóstenes nombra como Isis, la principal de uno de los dos perros que cazaban junto a Orión, coincidiendo con la tradición mesopotámica donde se veía un perro tumbado a los pies de un gigantesco cazador y presto a saltar sobre la Liebre que andaba merodeando por donde nadie la había llamado.

Ovidio, sin embargo opinaba que el fiel cánido era la perra Mera (o Maira) perteneciente a Icario, el que montó el episodio de botellón que le salió caro y algunos asocian con El Boyero.

Y la cosa se enreda con otra versión en la que se afirma que el perrito no era otro que Cerbero, el guardián de la morada de Hades, el funcionario encargado de acoger a las ánimas de los mortales pasaportados por no importa que razón o motivo. Esta interpretación parece poco verosímil pues Cerbero era una criatura encantadora pero disponía de tres cabezas y cola de serpiente; tal característica no encaja demasiado bien con la imagen que forma la disposición de sus estrellas. Sin embargo en el encontramos cierto paralelismo con el dios egipcio Anubis “El señor de la necrópolis” representado como un hombre con cabeza de perro o chacal compartiendo oficio y vocación con Hades.

Por último (un alivio) paso a comentar la opinión de Eratóstenes, uno de los grandes mitógrafos en cuanto a las leyendas asociadas al firmamento. Según su erudita opinión la figura corresponde al perro Laelaps, el perro guardián de Europa. La historia se imbrica con la vida de Heracles, después que su padre putativo Anfitrión partiera al exilio con la que fue su madre Alcmena hacia la que albergaba ánimos lujuriosos. Ella, sin embargo no estaba por la labor y le informó, puntualmente, que no yacería con él hasta que la muerte de sus hermanos durante la invasión de los telebanos (esa historia voy a omitirla por razones prácticas de espacio y consideración hacia los lectores), de modo que Anfitrión se vio obligado a lanzar una campaña contra este pueblo que vivían en un grupo de islas junto al golfo de Corinto. Para llevar a cabo su plan solicito ayuda a Creonte, rey de Tebas. Este accedió a cambio de que, primero librase a los tebanos del temible zorro de Teumeso que había sido enviado por los dioses para devastar el país y poseía el don de estar destinado a no ser cazado jamás. El astuto Anfitrión estaba al tanto de la existencia del perro, infalible en la caza y propiedad de Céfalo hijo de Deyoneo. El cachorro en cuestión fue, a su vez, un presente que recibió Minos junto con una lanza. Parece que el animalito no le satisfizo lo suficiente porque Minos no tardó en ofrecérselo a Procris con la excusa de haberle curado una rara enfermedad y cuando la citada casó con Céfalo el can paso a ser parte de los bienes gananciales. Pues bien, Anfitrión decidió hacer una visita a Céfalo con la proposición de que le prestara su mascota y, de ese modo, acabar con el taimado zorro. Este aceptó la proposición y se produjo la paradójica situación de que un animal destinado a dar caza siempre a su presa fue enviada a perseguir a otro cuyo destino era no ser cazado jamás. Total que enterado Zeus del espinoso asunto, decidió convertir a ambos animales en piedra y colocarlos en los cielos y lo suficientemente alejados para que no hubiese encontronazos.

Y ya se acaba, que va siendo hora. Tanta monserga por un simple perrito. Solo me permitiré añadir, a modo de epílogo anecdótico, que el termino Canícula o días caniculares, correspondientes a la época más calurosa el verano, procede del mentado can pues Sirio se alza en el horizonte, como antes comenté, a mediados el mes de Julio.

¡Manteneros en guardia!
No me ignoréis.

Porque yo soy la primera y la última.
Yo soy la venerada y la despreciada.
Yo soy la p..a y la santa.
Yo soy la esposa y la virgen.
Yo soy la madre y la hija.
Yo soy los brazos de mi madre.

Yo soy la estéril y tengo muchos hijos,
Yo he sido desposada y nunca he tenido marido.

Yo soy la novia y la recién casada,
y fue mi hombre quién me engendró.
Yo soy la madre de mi padre,
y la hermana de mi marido,
y él es mi hijo.
Yo soy sierva de quien me engendró y soy su señora.

Y todo lo que él desea me sucede.

Vosotros que me negáis, reconocedme.
Vosotros que me reconocéis, negadme.

Porque yo soy el conocimiento y la ignorancia.
Yo soy el pudor y la audacia.
Desvergonzada y avergonzada.
Yo soy la fuerza y soy el miedo.
Yo soy la guerra y soy la paz.

Yo soy la desgraciada y la exaltada.

En guardia ante mi pobreza y ante mi riqueza.
Sin arrogancia cuando me veais tendida en el suelo.

¡En guardia!

Himno a la divinidad femenina hallado en Nag Hammadi
También conocido como "Himno a Isis"(Fragmento)
Siglos II o III d.C
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 19 Feb 2011, 20:07

Canis Minor-Mitología

Continuamos con el estudio de las diferentes leyendas que acompañan y tratan de dar un sentido a las figuras que aparentan formar las estrellas vistas desde nuestro planeta. Como sabemos, nuestras antepasados pertenecientes a cualquier civilización, veían el cielo como parte el un reto en el que se podían encontrar respuestas a tanto a los hechos cotidianos como al futuro devenir de su existencia. Esta insistente observación que, con mayor ahínco y tesón, practicaba las personas cultivadas y de más sólida formación, derivó en la ciencia conocida como Astrología, que pasando el tiempo se fue pertrechando de conocimientos cada vez más avanzados, instrumentos que les permitieron descubrir elementos, hasta entonces, impensables que organizaron y dieron rigor científico a una rama surgida de ella y de la que fue tomando entidad propia como Astronomía afianzándose como ciencia por derecho propio relegando y a su madre como algo cultivado por charlatanes, videntes, adictos a la superstición o sectas de cualquier jaez. Pero, a pesar de ello, hemos de admitir el hecho incontestable de que los primeros astrólogos desarrollaron, a la vez la mayoría del saber que hemos heredado, tanto en las artes como en la ciencia: filósofos, matemáticos, físicos, poetas, dramaturgos etc. Y tales conocimientos han forjado nuestro bagaje cultural y dado empuje y afán a todos los avances en cualquier parcela de las distintas disciplinas intelectuales.

Vale, pues toda esta sarta de vaguedades viene a cuento de no tener, apenas, otra cosa que decir y con algo se han de rellenar las páginas.

La constelación de Canis Minor o El Perro Menor se halla íntimamente ligada a su homóloga Canis Major y ambas forman parte, según la tradición más extendida y unánime, de la pareja de perros cazadores perteneciente a Orión. No obstante Eratóstenes, que bautiza el asterismo con el nombre de Procyón, como su estrella principal (que, literalmente significa: delante del perro), considera que es el verdadero perro del gigantesco cazador, precediendo su orto y ocaso al Perro (Canis Major) que pertenecía al, ya mentado, Céfalo y ocioso es repetir la historia. Amo y mascota fueron catasterizado (ascendidos a los cielos) por el propio Zeus tal y como, en otras ocasiones se ha narrado, uno por su heroico proceder –es una forma de ver las cosas- y el otro por su fidelidad.

También diremos que otros los confunden y afirman que se trata de la perra Mara perteneciente a Icario que atrajo al paisanaje de la zona, con sus quejidos, donde se encontraba el cadáver de su amo, para que le dieran sepultura. Incluso algunos se refieren a él, en un verdadero alarde de confusión y despiste mitológico, como al perro de Céfalo y su aventura con la Zorra (con perdón) de Teumeso.

Y me temo que no dispongo de más información, de modo que me veo obligado a dar por finalizada la escueta narración, pero ya avisé que no dejaría ninguna constelación por examinar con el detalle que me sea permitido. Unas más prolijas y documentadas, otras no tanto.

Tiene tres estrellas, la primera de las cuales es muy brillante; la constelación se parece a la del Perro y se denomina Procyón porque su orto y ocaso anteceden a la del perro.
Catasterismos (Eratóstenes de Cirene)
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 20 Feb 2011, 21:35

CAPRICORNIO-MITOLOGÍA

Vamos a continuar con el relato de los aspectos mitológicos de las constelaciones, aprovechando que el tiempo no acaba por decidirse a colaborar en las sesiones de observación. Luego vendrá la florida y lluviosa primavera y, de nuevo, todo se irá al garete. Desde luego esta afición obliga a cultivar con esmero la virtud de la paciencia, entre otras que no voy a detallar.

En esta ocasión procuraré aburriros con una de las constelaciones clásicas, conocida de antiguo, ya la citaba Eudoxio de Cnidos (aventajado matemático, discípulo de Platón) en el siglo IV a.c, con la que ya estaban familiarizados sirios y caldeos y, probablemente, otras civilizaciones como la egipcia y mesopotámica. Fue oficialmente catalogada por Ptolomeo en su Almagesto y no hace falta decir que forma parte de las constelaciones zodiacales, esto es, aquellas que se hallan cruzadas por la Eclíptica y, por tanto, gozaban de más peso sobre los estudiosos del firmamento.

Se trata de una constelación de extensión mediana, limítrofe con El Águila, Acuario y Sagitario. No es demasiado pródiga en objetos fastuosos salvo Deneb Algedi (Delta Capricorni) un sistema cuádruple, el Cúmulo globular M 30 (no confundir con la laberíntica e inaccesible autovía de circunvalación madrileña) y alguna que otra galaxia de andar por casa.

Su forma es triangular y representa una cabra, aunque nadie, en su sano juicio, lo diría y a ella ceñiré la leyenda que tengo el propósito de narrar y adelanto que el asunto no deja de tener su miga pues para ofrecer algo de inteligibilidad y coherencia menester es remontarse a los albores de los mitos en la Grecia clásica. Nada menos que el nacimiento, ascensión y consolidación del mismísimo Zeus como gran rey de los dioses. Esta privilegiada situación no siempre fue así, como es creencia común, sino que se la ganó laboriosamente y, en ocasiones, con métodos cuestionables.

Para llevar a cabo semejante tarea voy a ceñirme, como fuente principal, a la Teogonía de Hesíodo aunque algún que otro autor deberá ser, necesariamente, citado.

Vamos allá. La historia resulta enormemente alambicada a la vez que divertida, patética y asombrosa. Vamos que reúne todos los condimentos y adornos propios de la Mitología griega. Zeus fue engendrado por Crono (Saturno para los romanos) y Rea. El tal Crono no se caracterizaba por ser un ejemplo en ejercicio democrático de las maneras de alcanzar el poder (vaya en su descargo el hecho de que casi nadie lo es – y el adverbio “casi” lo utilizo con cierta dosis de optimismo – ni siquiera en estos tiempos ahítos de dicha y sosiego por los que nos ha tocado transcurrir), pues consiguió el poder para sí y su peña, formada por los Titanes al derrocar a su propio padre Urano.

Tras la subida al poder, Crono casó con su hermana Rea quien le dio seis hermosos hijos, a saber: Hestia, Deméter, Hera, Hades, Poseidón y Zeus, pero habiendo sido avisado que estaba destinado a ser destronado por uno de sus propios hijos, decidió que una forma imaginativa, a la vez que nutritiva, sería engullir a cada uno de los vástagos que su perpleja esposa le diera (fuentes apócrifas aseguran que los banquetes eran cuidadosamente elaborados por un tal Ferrán Adrià o Arguiñano, en esto no hay unanimidad), con lo que se alcanzaba un grado de exquisitez que compensaba el pesar que provocaba la alarmante disminución de la progenie. Haciendo un paréntesis diré que pocos desconocerán el magnífico lienzo de Goya “Saturno devorando a sus hijos” que se exhibe en el Museo del Prado.

Continuemos. Tal proceder no era, obviamente del agrado de su esposa Rea, de modo que consultó a los padres del insaciable tragón por ver como remediar el conflicto y, de esta forma, salvar al siguiente hijo que estaba ya en camino. Siguiendo su consejo cuando nació Zeus lo envolvió en una manta se lo confió a Gea y fue ocultado en Creta. Para que Crono no echara en falta su almuerzo Rea cubrió un gran pedrusco con pañales y se lo ofreció, siendo devorado sin dilación (como “gourmet” no era de los más virtuosos).

A partir de aquí Hesíodo no ofrece, apenas, detalles de lo que ocurrió a continuación, pero en su obra Los trabajos y los días encontramos más referencias en las que se explica que fue criado y alimentado por un grupo de ninfas locales entre las que destacó Amaltea que le proporcionaba leche de su propia cabra que, coincidencias de la vida, tenía su mismo nombre. Otra versión da por cierto que la ninfa respondía por Adrastea y Amaltea su cabra que proveía de leche y de la miel se encargaba un amable panal de abejas cuya reina se solidarizó con el chavalín.

Otros relatos más pintorescos afirman que, para que Crono no oyera el llanto del niño, unas divinidades menores, los Curetes se dedicaban a practicar una ruidosa danza que impidiese que el muchacho fuera descubierto. Incluso otra afirma que Amaltea, Adrastea o como quiera que se llamase su cuidadora, instaló una cuna en lo alto de un árbol donde coloco al mamoncete mientras los desbocados bailarines no paraban de armar jaleo, aunque uno se pregunta cómo el futuro rey de los dioses podía echar una sola cabezadita con tanto estruendo.

Pues bien, parece que la benefactora cabra Amaltea es la que se halla representada en la bóveda celeste. Circularon otras historias, claro. Algunas sin relación con la narrada, pero no es cosa de seguir extendiéndose. Quizás cuando termine con todas las constelaciones me embarque en una breve compilación, por capítulos eso sí, de lo más destacado de esta fascinante rama del saber que es la Mitología grecorromana. Pero tiempo al tiempo.

De momento lo dejamos así.

Pero el gran Cronos los tragaba a medida que desde el seno sagrado le caían en las rodillas. Y lo hacía así con el fin de que ninguno entre los ilustres Uranidas poseyese jamás del poder supremo de los inmortales porque, efectivamente Gea y Urano estrellado le enteraron de que estaba destinado a ser domeñado por su propio hijo, por los designios del gran Zeus, a pesar de su gran fuerza. Y por eso, no sin habilidad, meditaba sus estratagemas y devoraba a sus hijos. Y Rea estaba abrumada de un dolor grande.

Hesíodo. Teogonía
Última edición por JCS el 22 Feb 2011, 20:05, editado 2 veces en total.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

Avatar de Usuario
almach
Mensajes: 5023
Registrado: 18 May 2006, 23:00
Contactar:

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor almach » 21 Feb 2011, 13:02

El Can Mayor es una de las pocas constelaciones (Como puede ser Leo o Sagitta) que puedo relacionar lo que veo con el nombre que llevan... Hay otras que no le veo relación por ningún lado (como podría ser Pegasus o Acuario).

Sea como sea, fantastico compendio mitológico el que nos estás regalando.

Muchas gracias JCS.
Telescopio: SC Nexstar 5i 127mm/CGEM SC 9,25"
Hyperion 31; Celestron 40-25-18-10; Nagler 16; Taka LE 7,5; Orto 6-5; Barlow x2
Prismáticos: 15x70; 10x50
Cám.: Nikon D70S, DBK21AU04.AS

Podéis visitar mi blog y seguirme en:
http://laorilladelcosmos.blogspot.com/
http://twitter.com/Almach_OLLS

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 21 Feb 2011, 20:19

Gracias Oscar, seguimos en la brecha. Cada loco con su tema, pero nos lo pasamos bien.

Un abrazo.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

JCS
Mensajes: 2146
Registrado: 26 Ago 2007, 23:00
Ubicación: Galapagar - Madrid

Re: Mitología de las constelaciones y otros añadidos

Mensajepor JCS » 06 Mar 2011, 21:33

Piscis Austrinus – Mitología

Constelación austral de mediana extensión que linda, entre otras con Acuario, Capricornio y Sculptor. Su estrella más brillante es conocida por Fomalhault (literalmente: boca de pez). No es de las más vistosas pero es considerada prioritaria en la búsqueda de planetas extrasolares (motivos habrá, digo yo)
También llamado “El Gran Pez”, fue la única constelación reconocida con la forma de este tipo de vertebrados acuáticos, en la mitología Egipcia. Posteriormente Ptolomeo y Eratóstenes las incluyeron, entre las constelaciones relacionadas con el agua.

Poco se puede decir de ella. Los sirios también veían un pez que, según su propia leyenda, salvó de morir ahogada a su diosa de la fertilidad: Astarté. En Egipto, la historia es prácticamente idéntica, con la única diferencia que la diosa era Isis (la realidad es que, en materia de patronímicos asociados a deidades existió cierta tendencia al sincretismo, o en román paladino, embrollo).

Ya metidos en la mitología griega, el primero que hace referencia a la leyenda que acompaña al Gran Pez, fue Ctesias médico e historiador que ejerció su oficio allá por el siglo V a de C. quien afirmó que remontaba la corriente de agua vertida por El Aguador (Acuario). Como no podía ser de otro modo, otras fuentes, enraizadas en las civilizaciones antes citadas, aseguran que mientras se solazaba nadando en una laguna próxima a Bambice (no conozco referencias sobre donde se hallaba tan exótico lugar) observó, perplejo, como caía al agua Cerceto hija de Afrodita –a quien los habitantes del lugar conocían como diosa siria—y, sin pensarlo dos veces, dirigíose hacia ella para salvarla de una muerte segura.
Eratóstenes recoge este episodio en sus Catasterismos y apunta que los “Dos Peces” (constelación de Piscis) son nietos del salvador de la diosa, hazaña que le fue debidamente recompensada con el honor el figurar en el firmamento por los siglos de los siglos,

Lleva doce estrellas, de las cuales las tres que se encuentran en la boca, son las que más brillan.

Eratóstenes de Cirene.
Celestron CPC 9.25"
Meade ETX - 70
Oculares Orion Stratus 5, 8, 13, 17, 21 y 24 mm
Barlow Baader VIP Modular
Diagonal 2" W.O. Dieléctrica
Prismaticos Bresser 10x50
Cámara DBK 21AU04. AS

La sabiduría no se traspasa, se aprende

Volver a “Ciencias en General”